MC Incide

Rumbo a las elecciones del 2018

Como directora de una organización que se dedica a promover la participación ciudadana en todos los ámbitos y sentidos de la vida nacional, es un placer acompañar a  OSC que están convocando a  foros y participaciones frente a las y  los candidatos de todos los órdenes de gobierno, conscientes de que estas elecciones son importantísimas para México y desde luego, tratando de poner en sus agendas los temas relevantes para seguir trabajando por un bien común.

Pero esto no es nuevo. Este tipo de ejercicio lo repetimos, cada vez que hay elecciones para darnos cuenta de que las y los candidatos cuando quedan electos y empiezan sus administraciones, poco quieren saber de las y los ciudadanos que los pusieron ahí. Y así, en el transcurrir de la administración, ya sea que dure 3 o 6 años, se la pasan teniendo reuniones, prometiendo acciones, ante notario incluso y llamando a cada organización por separado para darle tal o cual cosa y haciéndola cansada para atender el problema que sea ha sido señalado por la ciudadanía.

En general, salvo las organizaciones que a eso se dedican o que cabildean temas específicos, el resto de las organizaciones, sobre todo las asistenciales, se van regresando al trabajo de su encomienda y con la fuerza del voluntariado volcada en atender lo suyo, se van descuidando las exigencias iniciales y olvidando las promesas, hasta que llega un nuevo candidato, porque no tenemos la costumbre de seguir unidos en el tema que nos llevó a verlo y porque no tenemos ni tiempo ni recursos para competir con la cantidad de reuniones y foros a los que se nos convoca y que luego se palomean en los informes gubernamentales como cumplimiento de que se acercaron a la ciudadanía. Sí, a veces nos toman en cuenta y sí, en alguna ocasión hasta se detienen en el análisis y logra cambiarse el rumbo de la decisión o la afectación, pero está muy lejos de que sea una buena práctica administrativa el que implementen, tomen en cuenta y escuchen a la ciudadanía o que aprovechen su experiencia, y es por ello que necesitamos tener más presencia y cuestionar sus acciones con más frecuencia.

Los representantes electos sentados ya en sus oficinas no tienen por qué cumplir sus promesas si no se los exigimos y aún así, ahorita mismo hay candidatos que están prometiendo que si los re eligen, ahora sí cumplirán con lo ofrecido, y como ese es su trabajo y les pagamos por ello, algunos tienen hasta la osadía de decirte “pero si yo estoy aquí para atenderla!” sentados lejos de la ciudadanía y tomando decisiones sobre las rodillas de algo que a nivel local afectará a la ciudadanía, pero que se ignora, a veces porque hay intereses económicos que las mueven en un sentido u otro y otras por desconocimiento o ignorancia incluso, o porque nadie las reclama y tal pareciera que tenemos que estar encima de ellos, revisándoles la plana constantemente!

Pues si eso es lo que se necesita, ¡hagámoslo! Sigamos unidos como grupo, en torno a los temas vitales para el país como la educación y el alto a la corrupción y la impunidad por ejemplo y sigamos pidiéndoles rendición de cuentas en foros ciudadanos cada 6 meses si es necesario, pero acercándonos a ellos con propuestas, con ideas, con experiencia y con proyectos.

Nos toca como Sociedad Civil Organizada exigir que se cumplan los acuerdos, que se respeten, protejan, promuevan y garanticen nuestros derechos y exigir una Gobierno que castigue, investigue y regule su violación y que se conduzca dentro del marco constitucional que exige la Reforma Constitucional del 10 de junio del 2011 y que nos abre una enorme gama de posibilidades de participación a los ciudadanos. Este es EL momento de participar, y después de las elecciones, revisarles la plana.

Kathy Butcher