¿Qué es Currículum Ciudadano®?


about

Introducción

Diversos teóricos argumentan que, en una democracia verdadera, la participación de  la  ciudadanía es la mejor señal de  su  buen  funcionamiento,  además  de  que  legitima  a  un  sistema político. Mediante la participación,  una  o  un  ciudadano  aprende  más  sobre  sus  propios intereses y desarrolla un mejor entendimiento de las necesidades de otros. (Informe País, 2014)

Se considera que existen cuatro condiciones básicas para que la participación ciudadana exista en un régimen democrático, un saber: el respeto de las garantías individuales, los canales institucionales y marcos jurídicos, la información y la confianza por parte de los ciudadanos hacia las instituciones democráticas (Serrano, A., 2018).

Descripción del programa

Currículum Ciudadano® (CC®) es una herramienta de muy alto valor, sin costo para el usuario, las empresas, universidades u organizaciones de la sociedad civil.

Su finalidad es generar una conciencia de participación ciudadana e iniciar el proceso de transformación para convertir a habitantes en ciudadanos, esto a través de un formulario en línea que, al llenarlo, refleja la calidad de nuestra participación ciudadana en tres ámbitos: solidario (voluntariado y donativos), cívico y de interés en público.

Asimismo,  identifica al colaborador más valioso para la empresa, el cual es más empático a las necesidades de otro, sabe trabajar en equipo, es tomador de decisiones, líder, responsable y comprometido. Todo esto se visualiza al responder el Currículum Ciudadano® en línea. 

 

Marco institucional

Los retos de México son tan diversos y de tal magnitud que ningún tipo de gobierno puede resolverlos si no cuenta con la Participación de ciudadanos activos, solidarios y comprometidos En noviembre de 2011, con esta filosofía y la convicción de un grupo de ciudadanos que piensa que es necesario y posible transformar al país por medio de la acción comprometida y responsable de la sociedad, nace Más Ciudadanía para ser el catalizador que aglutina y potencializa los esfuerzos de muchos mexicanos que ya están trabajando para construir un México mejor.

Nuestra Misión es lograr la participación ciudadana en todos los órdenes de la vida pública, reconstruyendo el tejido social e influyendo de manera determinante en los temas claves de México.

Tenemos la visión de un México que cree en si mismo y en el que la mayoría de los ciudadanos participan con su tiempo y  talentos en los asuntos públicos por el bien común.

 

Diagnóstico General 

Según la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (ENCUP, 2012) México es un país con baja participación y el poco interés en los asuntos públicos, en el que el en la política, y el 62% contestó estar poco interesado en los problemas de su comunidad; también, el 71% dijo que nunca había asistido a una reunión que tuviera por objeto resolver los problemas de su barrio, colonia o comunidad.

La ciudadanía en México atraviesa por un complejo proceso de construcción que se caracteriza por la desconfianza entre las personas y las familias hacia la autoridad, especialmente en las instituciones de procuración de justicia. Debido a la desvinculación social de redes que vayan más allá de la familia, los vecinos y algunas asociaciones religiosas, así como por el desencanto con los resultados que ha tenido la democracia (Informe País, 2014).

La inseguridad es una de las situaciones que causan mayor preocupación a la ciudadanía. Si la primera obligación del Estado es dar seguridad a sus ciudadanos, algo falla de forma grave con la autoridad.

 

Participación Política:

Los niveles de participación electoral en México son comparables, o incluso mayores, que los de algunas democracias consolidadas como Francia, Estados Unidos y España.

Con respecto a la edad, los niveles de participación se concentran en la población de 40 a 79 años. Mientras que ciudadanos de 20 a 39 años son los que menos participan. Los jóvenes (18-19 años) que por primera vez votaron en el 2012, representan una excepción entre la población joven lo cuál es explicable por tener el derecho a ejercer el voto por primera vez (Informe País, 2014).

De los datos anteriores, los resultados tienen la relación que guarda el creciente abstencionismo y el progresivo descrédito de las instituciones políticas (particularmente los partidos políticos) reflejado en una disminución de la confianza que los ciudadanos tienen en estas.

La forma de participación más común (casi 40%) se manifiesta entre las personas y los mexicanos son las conversaciones sobre temas políticos. La segunda actividad más común, pero con una gran diferencia estadística respecto a la primera (casi el 30%) consiste en la asistencia a reuniones de cabildo municipal o delegacional, 11% colabora en actividades de los partidos políticos durante las campañas electorales; en la misma proporción, las personas intentan convencer a sus amigos de votar por una candidatura.  Sólo uno de cada diez mexicanos  comparte o lee información política en las redes sociales,  como Facebook o Twitter. Las tres formas de participación en las que menos se incurren (11%) son: marchas o manifestaciones públicas, tomar o bloquear lugares públicos y realizar huelgas.

 

Participación Cívica (Cultura de legalidad):

La mayoría de los ciudadanos consideran que la ley se respeta poco o nada. Esto resulta preocupante, ya que éste, es el indicador más claro de contar con un Estado de derecho efectivo. Su resultado también se liga a la percepción de ciudadanos y ciudadanas que tienen de los sistemas de justicia (Informe País, 2014). 

La falta de confianza en los gobiernos municipales, estatales y, en menor medida, el federal es preocupante, ya que el ciudadano no se relacionará con los gobiernos para resolver problemas ni los verá como entidades que existen para su beneficio. En general, los bajos niveles de confianza nos dicen que falta mucho por parte de las instituciones para promover relaciones de mutuo beneficio con la ciudadanía.

 

Participación Solidaria:

La Encuesta Nacional sobre la Calidad de la Ciudadanía de 2013, arrojó que la forma más común de participar en grupos es por medio de asociaciones religiosas, con un total de 21% de la ciudadanía mexicana afirmando su pertenencia a ellas 11% en una forma activa y 10% inactiva. En segundo lugar, se ubican las asociaciones de padres de familia, las organizaciones deportivas están ubicadas en el tercer lugar, con una tasa de participación total del 15%, con 6% de activos y 9% de inactivos. Los partidos políticos ocupan el cuarto lugar, con 3% de las personas indicando su membresía activa en ellos y 9% de su pertenencia previa, con una tasa total de 12%. La membresía en sindicatos tiene casi el 4% de las personas encuestadas como miembros activos, casi el 8% de miembros inactivos, ocupa el quinto lugar con un 11% en total. La participación en grupos estudiantiles tiene un nivel total de 10%, con 2% de activos y un 8% de inactivos a nivel nacional. En el caso de asociaciones culturales, del total 3% son miembros activos y 5% fueron miembros. En las asociaciones vecinales el nivel de membresía llega a 7% a nivel nacional; 3% reportando su membresía activa y otro 4% inactiva. El noveno lugar está ocupado por asociaciones de voluntariado o beneficencia, con un nivel de participación del 5% en total. En las asociaciones de profesionales la membresía del 4%. En el penúltimo lugar están las organizaciones ambientalistas, con un nivel de membresía de un mínimo de 3%, dividido entre 1% de activos y 2% de votos registrados con anterioridad. En el doceavo y último lugar están las membresías en organizaciones de derechos humanos. Las cifras se parecen mucho a las organizaciones ambientalistas, con un 1% de activos y el otro 2% de ellos que se inscribieron con anterioridad, dando un total un poco arriba de 3 por ciento. Por otra parte, el 46% de los mexicanos reporta que nunca ha pertenecido a ningún tipo de institución como las antes mencionadas (Informe País, 2014).

La acción voluntaria que realizan sus ciudadanos a lo largo de todo el país, aparece como una instancia de colaboración social en materias de bien público y de fortalecimiento de la ciudadanía aportando prácticas y valores relevantes para el estilo de una sociedad en construcción, las que se relacionan con la solidaridad, el interés y compromiso con el otro, la capacidad de identificarse, conmoverse y actuar, y el compromiso y la responsabilidad social por un país más justo (Aravena, M., S/A)

Filosofía Currículum Ciudadano®

La Misión CC® es generar una conciencia ciudadana a través de un formulario donde se muestran las actividades de participación ciudadana a favor de su comunidad.  Dar un distintivo que, el usuario ciudadano, pueda agregar a su Currículum Vitae. Asimismo, valorar y otorgar un distintivo de involucramiento a las instituciones, brindando a ambos una ventaja competitiva y distintivos que reconozcan su trabajo en la construcción de un mejor México.

La Visión CC® es:

  • Dar un valor agregado a la participación ciudadana de los usuarios dentro de las organizaciones (Empresas y Universidades), que sea un detonante que les permita obtener un puesto de trabajo o un ascenso, en el caso de la empresa; y una beca o ingreso a una carrera profesional o posgrado en el caso de las Universidades / Instituciones educativas.
  • Sumar a las empresas que buscan integrar la  sustentabilidad  en su estrategia de negocio, ayudando con el elemento "social" de su proyecto Triple bottom, referente a Alianzas, voluntariado y participación de la comunidad. 
  • Detonar en México, una conciencia social y empresarial participativa que ayude al  país en el cumplimiento de la agenda de Desarrollo Sostenible marcados por Naciones Unidas para 2030.
  • Construir ciudadanos modelo.

 

Nuestro lema:

En 2016, con la finalidad de darle mayor identidad a un Currículum Ciudadano y darle una introducción al usuario de la cita del programa, se incluyó el lema:

"Habla bien de ti, cambia México"

La calidad de participación ciudadana que buscamos incentivar (Ciudadano modelo):

Participación solidaria: Todo tipo de acciones organizadas e informales donde las personas donan su tiempo, talento (voluntariado / tipo de voluntariado) y recursos (donación) en beneficio de otros y / o grupos vulnerables. (Butcher, 1998) .

Participación cívica: Todo tipo de actividades sociales enfocadas al mejoramiento de la comunidad del ciudadano o fuera de ellas. Su principal finalidad es la defensa de los intereses sociales y la creación de una conciencia social. (Uriarte, 2002)

Participación política: Todo tipo de actividad ciudadana relacionada con el involucramiento de los ciudadanos en la designación de los gobernantes y / o políticos, así como el influir en ellos para que las políticas públicas se revisen en un ejercicio de transparencia y rendición de cuentas. (Uriarte, 2002)

Tipos de ciudadanos que sustentan  las evaluaciones de CC® según la calidad de la participación ciudadana:

  • Habitante.
  • Ciudadano Indiferente. Observa problemas sociales a su alrededor sin hacer nada por solucionarlos. No participa en acciones voluntarias. No se mantiene informado ni interesado en los asuntos públicos del país.
  • Ciudadano Pasivo. Interviene poco en los asuntos públicos, no se involucra en asuntos de la comunidad a menos que obtenga un beneficio directo. Sus acciones voluntarias son esporádicas.
  • Ciudadano Activo. Interviene en los asuntos públicos y de la comunidad, se une a grupos organizados, se informa y usa su voz para el bien común. Es un voluntario frecuente.
  • Ciudadano Modelo. Interviene de manera activa en los asuntos públicos que afectan su comunidad, se mantiene bien informado, es crítico constructivo y propositivo de la autoridad, da apoyo a las instituciones nacionales y sabe trabajar con otros de manera organizada. Es  un voluntario consistente, frecuente y constante que tiene impacto en su organización. Se preocupa por la construcción del bien común, vota y acompaña a sus representantes electos.

 

Si bien para Más Ciudadanía el objetivo principal es disminuir la conducta individualista del ciudadano y generar una conciencia ciudadana participativa y organizada, de forma paralela se buscó darle una propuesta de valor atractiva a nuestros usuarios:

  • Empresa: CC® como diagnóstico de las políticas de Responsabilidad Social de la empresa, teniendo como objeto incentivar prácticas de voluntariado y la integración de la sustentabilidad en la estrategia de negocio bajo el esquema  triple bottom line y así abonar en el cumplimiento de los ODS de la Agenda 2030. Dicha plataforma permite identificar el impacto de la empresa hacia sus colaboradores.
  • Universidades/Instituciones Educativas: CC® como parte de la formación de profesionistas de valor, es decir, profesionales con formación académica y desarrollo de competencias que reducen la brecha entre lo que producen en la Universidad y lo que demanda el mercado laboral.
  • OSC: CC® como herramienta que ayude a la profesionalización de las organizaciones por el medio de la creación de una base de datos de los voluntarios que han colaborado en su causa y  la validación de los mismos, fortaleciendo datos sobre el tipo de voluntariado realizado por los ciudadanos.
  • Ciudadanos: CC® como un valor agregado a su Curriculum Vitae, donde su participación como voluntario es validada por la organización donde colaboró ​​y recibe un reconocimiento social así como un posible beneficio en el ámbito empresarial y académico.

La falta de confianza en los gobiernos municipales, estatales y, en menor medida, el federal es preocupante, ya que el ciudadano no se relacionará con los gobiernos para resolver problemas ni los verá como entidades que existen para su beneficio. En general, los bajos niveles de confianza nos dicen que falta mucho por parte de las instituciones para promover relaciones de mutuo beneficio con la ciudadanía.